Según la ley de Moore, anunciada en 1966, el número de transistores que son capaces de colocarse en un procesador se duplican cada año, duplicando así, su velocidad, no obstante, gran parte de las personas no están al tanto de que, según el propio Moore, ‘’Es probable que la ley acabe por fallar en 2020’’, momento en el cual el número de transistores que podemos poner en un procesador se verá limitado por las leyes físicas.

¿Significa esto que el aumento exponencial en la velocidad de procesamiento de los ordenadores llegará a su fin en 10 años? Para Jim Tully, director de investigación de semiconductores de Gartner, la respuesta es no.

“La tecnología que reemplazará a esta sigue un enfoque de abajo a arriba, en el que los chips se ensamblarán utilizando átomos o moléculas individuales, un tipo de nanotecnología”.

Ray Kurzweil, un futurista muy respetado, declaró en 2008 que cuando esta tecnología informática molecular salga en 2020, los equipos tendrán la capacidad intelectual de los seres humanos.

Según los desarrolladores de Intel, seguramente el teclado y el ratón desaparecerán en 2020. ¿Quién necesita un teclado si puede controlar el ordenador con la mente?

“Estamos tratando de demostrar que se pueden hacer cosas interesantes con las ondas cerebrales“, señaló el investigador de Intel, Dean Pomerleau.

“Puede que, con el tiempo, la gente esté más dispuesta a permitir los implantes cerebrales. Imaginemos que podemos navegar por Internet con el poder de nuestro pensamiento”.